miércoles

Estoy poseído por el espíritu de la Vero

Siento mucho mi silencio, pero es que vivo atenazado por el trauma post-vocacional, el síndrome de Estocolmo, el síndrome pre-menstrual, el trauma post-parto y una larga serie de perturbaciones derivadas, en su mayor parte, de esos males de nuestros días que son el desamor y el fracaso. Por si fuera poco, esta mañana me he levantado subyugado por un espíritu implacable que me posee. Según bajaba en el ascensor con la Sra. Paca, mi vecina ATS, me se ha repetío el ajillo del champiñon. Lo extraño es que no he comido eso desde hace un mes, que lo guisó la madre melonera de la Vero. La Paca me ha mirado con asco, porque aquello parecía un bar de La Guindalera. Posteriormente, ya en el coche, me ha salío un iruto de choriso. Que yo sepa, a no ser que por la noche unos enanitos de los de David Lynch se dediquen a meterme alimentos indeseados en la boca, tampoco he comido chorizo desde hace semanas. Ya en el trabajo, al que me juré no volver después del verano, pero donde he vuelto, de mi camisa salía un penetrante olor a colonia Jack. En ese momento, mi dedo índice se ha introducido en mi oído y ha empezado a sacudirse con furor ante la mirada de todos mis compañeros. He encendido en ordenador, que tarda aproximadamente diez minutos en arrancar, y como imagen de fondo, una foto de Chenoa, y de página de inicio, la web oficial de La Oreja de Van Gogh. Al abrir mi tartera de M.A., allí había una tortilla campera, y ha sido entonces cuando me he dado cuenta de que he sido poseído por los espíritus de la Vero y el Gayolo juntos. Por cierto, siento unos deseos incontenibles de participar en un encierro de Sanse, entar en el Hipercor de Snchiguarro y asistir a un concierto de Camela.

jueves

Gracias por vuestro apoyo

Quiero agradecer todas vuestras muestras de polla y todos vuestros conejos, y quiero reflejar aquí la carta que me ha enviado un lector amigo y que representa lo que muchos sentimos (omito algunos datos para proteger la identidad del interesado):

Buenas Pepo!

Soy un asiduo lector de tu blog desde podemos decir un año y en
ocasiones no puedo estar más de acuerdo en las opiniones que viertes.

He leido el ultimo post así como los comentarios y la verdad es que me
he preocupado un poco.

Como no sé si realmente existes tu, el perropaco, la vero, el tote
cipote; la gente a la que le enseño tu web me pregunta si es verdad lo
que escribes y yo suelo contestar que debe de tener un 70% de verdad y
un 30% de invención, paranoia o literatura, no daré muchos datos sobre
mi vida que espectacularmente se parece a la tuya; aunque el perropaco
es ......, el tote ...... y la vero se llamaba .....

Bueno al tema... Gracias a tu web me hiciste ver que estaba
equivocándome de vida... Esa vida con cine y palomitas, esa vida con
el carnet platino del vips. En resumidas cuentas... El estilo de vida
sanchiguarro que tan bien defines en tus posts.


Yo tuve huevos y mandé a la .... a la mierda con el piso comprado
(eso sí, a mi nombre porque ella no puso un duro; no veas las peleas
que tuvimos para que lo tuvieramos a nombre de los dos; ahora me pongo
feliz de no ser un calzonazos) y no te voy a engañar lo pasé mal...
(...) Pero ahora soy feliz (todo lo que puedo ser) Sé que no estoy solo, he
encontrado algo mucho mejor (varias de hecho y no es que sea un latin
lover; más bien soy feo xD)

Así que realmente merece la pena estar solo y pasarlo mal un tiempo
que pasar toda tu vida siendo un sanchiguarro. Porque además de verdad
que te queda lo peor... Pelearte con los de los pisos que los harán
como el culo (que es lo que mola ahora), pelearte en las reuniones de
comunidad (con sanchiguarros que se pelean por dos centimos de las
plazas de garaje; eso sí, todos con un audi por lo menos aparcado, y
creyendo que saben más que tú que eres un simple agente inmobiliario y
administrador de fincas), llamar a los de las cocinas y suministros
que nada irá bien. Y lo peor de todo... Encima estarás haciendo todo
eso por algo que no quieres, que no te gusta.

Miento, hay algo peor, oir la palabra 'inversionista' acompañado de la
frase: "Si es que hay mucho inversionista..." Ser inversionista para
los sanchiguarros es como ser sanchiguarro para nosotros.

Otro día te hablaré de los pisos, que parece que los hacen mal a posta
para recordarte que eres un sanchiguarro de mierda y de la entrega de
llaves. Deprimente los ruegos y preguntas que se marcaron los
vecinos... Yo desde luego me quedo en casa con mamá antes que tener
esos vecinos.

Y ya te dejo en paz que te he dado un ladrillazo horrible y recuerda,
la soledad no está tan mal y no te conformes con la vero. Hay chicas
mejores que te tratarán mejor y que seguro que te querrán a ti y no a
tu piso.

Un saludo y aqui me tienes para lo que quieras.



Gracias a todos, de corazón os lo digo.

Se puede caer más bajo, pero no se puede decir más claro