miércoles

Sanchifalcon Crest

Hay parejas tan penosas que quieren emular una especie de autoimagen adinerada y voluptuosa de una familia terrateniente con sus viñedos y sus bodegas... pero todo metido en un pisito de Sanchiguarro. ¡Miento! Cuentan con un espacio adicional de gran relieve: el cuarto trastero. Es impresionante lo que algunas parejas son capaces de hacer en su cuarto trastero. Lo que más me llama la atención son las bodegas que se montan. Falcon Crest al lado de eso es una parcelita. Después de poner allí sus botellas, comprarse un estuche que trae un termómetro, un catavinos y un corcho con un borde de plata ribeteado por unos pequeños racimos, la pareja se apunta a un curso de cata de vinos. Ver a una pareja paleta sanchiguarra catando el vino en una copa grande del copón, es para morirse de risa. Lo mejor es ver a la paleta observar con gran satisfacción y orgullo las evoluciones de su Juaco. Si vas a visitar a una de estas parejas, hay un momento muy solemne en el que el orco le dice al Tote de turno: "Vamos pabajo a pillar una botella ques de una añada que te cagas, es la hostia el buqué como a maderas, pero que acaba suave el trago, y ejcomo afutao".

sábado

Chiquipisos dúplex

No me gusta meterme en política, mucho menos desde que estoy muerto. Ciertamente lo de la Ministra Tufillo es una risa continuada que justifica por sí misma el pago de elevados impuestos, pero quiero deciros que desde aquí arriba he visto cómo esta buena mujer quería dimitir y no la dejan, así que no se quejen luego de sus cosas. Quiero aportar una propuesta a los micropisos: se trataría de sacar dos alturas dentro de cada uno. Es decir, construir un suelo que permitiera hacer dos plantas en cada vivienda, conectadas por una escalera de caracolito. De esta manera, se duplicaría la superficie, la gente presumiría de tener un dúplex y dejarían en paz a esa bellotita de Dios. Sí sería necesario establecer la obligatoriedad de extirpar a todos los niños las amígdalas u otras gándulas que controlen el crecimiento, para que a la edad de 30 años nadie midiera más de 1,30 metros. También podría aplicarse técnicas genéticas para lograrlo. Yo creo que, de hecho, a mi me han utilizado para algún experimento preparatorio, a juzgar por mi micro-pene. Incluso la Ministra pudo haberse sometido a esta técnica, logrando un micro-cerebro. Espero que en adelante consigan microcuerpos enteros, por aquello de la armonía cuerpo-mente-nabo. En una segunda fase, podrían conseguirse españoles diminutos, como los catalépticos de David Lynch, y podrían levantarse PAUS en cajas de cartón. Que no caigan en saco roto estas propuestas, por favor.

lunes

Joder, ¡que no me lo invento yo!

PALABRAS DE BÚSQUEDA: Velludas/domingas/ANALFABETA/cangrejos/prostitutas/colonos/tetuda/ PAQUI

FRASES DE BÚSQUEDA: "Prostitutas de los polígonos", "lamio botas" (sic), "gordas velludas" (desde Perú, con unas hojas de coca de más...).

REFLEXIÓN: El tío de las gordas velludas lleva más de un año buscando eso, ¡y no lo encuentra! ¿Para qué tantos años de evolución? La paradoja es que la mayoría de los hombres buscamos a una mujer que no sea velluda ¡y tampoco la encontramos! (con excepción hecha de Priscila.

CONCLUSIÓN CUTRE: 1. ¡Qué mal está repartido el mundo! 2. ¿"Lamío, lamió...? ¿Botas? ¡Joder!

domingo

Mentes pavorosas (3)

Otra vez se han producido las búsquedas locas que conducen a esta humilde página sin saber por qué. ¿Qué pensará esta gente que busca "domingas", "velludas", "penes negros" o "Julia Roberts eructos" cuando lleguen a Sanchiguarro? ¿Entenderán algo? Veamos sus últimas búsquedas pavorosas:

-"Penes negros"
-"Me cago en esos putos romanos" (¿?)
-"Cachondeo guarrete"
-"Mujeres velludas"
-"Cómo quitar gotelé" (este es bueno)

El Gusiluz y "El Ano de Madrid"

El Papa polaco se ha instalado en mi barrio celestial, y el hombre ya ha tenido que soportar un encuentro con Perropaco, que no respeta nada. Es un tipo majo, nada más llegar besó la tierra y eso llamó mucho la atención del Perropaco. He podido enseñarle a Juampa el mundo Sanchiguarro, y ha sufrido mucho. Me ha preguntado por qué no hay vida vegetal en las calles, todas de cemento, y le he explicado que los vegetales éramos los novios de las sanchiguarras, y con eso ya era bastante. Después nos hemos enterado de las dos últimas noticias: un hombre mata a otra persona con una figura decorativa, y otro hombre se electrocuta mientras se tiraba al Gusiluz de su hijo, aprovechando que estaba de vacaciones. Pero lo que más ha disgustado al Papa es ver el edificio llamado "El Ano de Madrid", ese cuadrado con un agujero en medio que es para mear y no echar gota. Se ha lamentado de no haber escrito una encíclica que se hubiera llamado "Sanchiguarrus Horribilis". Dios está pensando muy seriamente enviar un rayo onánico o unas cuantas plagas a Sanchiguarro. Le disgusta la total ausencia de espíritu de sus habitantes, su paganismo de centro comercial, su codicia rabolarizante, su mezquindad vecina, su falta de estética, sus calles de hormigón sin una brizna de hierba, su proliferación de parejas treinteañeras consumistas que se consumen a sí mismas ("queremos disfrutar unos añitos antes de tener hijos"), los innumerables Pepos que ejercen de chóferes y acompañante-mazacote de sus paletas embrutecidas en busca de visillos, sillones-relax, mamparas, azulejos, lámparas, mesillas y otros cachivaches que les impiden dedicar un sólo segundo a lo importante, al espíritu, a elevarse por encima de su cuenta vivienda. Mientras, Perropaco le envía a la Vero meaditas en forma de pérdidas conchavelasquianas. Y el Gusiluz ya ha llegado al cielo, víctima del abuso de los hombres sin alma.

Se puede caer más bajo, pero no se puede decir más claro