domingo

"Quieras que no, un supermercado da mucha vidilla"

He estado leyendo mensajes de foros de Sanchinarro y he elaborado esta pequeña MUESTRA SOCIOLÓGICA DEL PENSAMIENTO SANCHIGUARRO:

-YA HAY VIDILLA EN SANCHINARRO (Antonio): Sobre todo por la zona del mirador, ya existe un video-club 24horas, una tienda de regalos por cierto muuu guapa y barata, y en la calle de enfrente del video-club una clinica dental, a parte construyendose otra clinica odontológica y un centro de bronceado y estética que también quieren abrirlo en julio, y lo más importante el Caprabo que quieras o no te da mucha vidilla un supermercado. Lo que hace falta es que en un par de añitos se hallan terminado todas las obras y seamos un barrio hecho y derecho. Saludos a todos.

-PRESIÓN DEL AGUA: Tengo un problema con la caldera. Me pierde por la válvula de emergencia cerca de 2 o 3 litros diarios. Me ha dicho el técnico que llega demasiada presión de agua y que este problema ocurre bastante en el barrio, no solo en mi vecindad. ¿Os ha pasado esto a alguien? Me ha dicho que la solución es llamar a un fontanero y que ponga antes de llegar a la caldera un regaludor de presión y luego un tubo que vaya desde la válvula al desagüe de la lavadora.

-LA ENVIDIA Y EL RENCOR DE SANCHINARRO: Estimados todos, depues del dialogo sobre las VPP y los comentarios surgidos de ella, mi intención de entablar un dialogo educado y del que todos debiamos aprender, se a convertido en un ataque entre VPP y libre, cosa que no era mi intención. Muchos de los problemas de este pais son las "asociaciones" por cualquier tipo: raza, lugar de nacimiento, religion, status economico tipo de vivienda.... No entiendo el resentimiento que respira la gente contra las personas que viven o vivirán en un vivienda protegida,¿que hemos hecho mal? ¿debiamos habernos comprado una casa mas cara, pudiendo ahorrarnos unos millones? de verdad que mid ecepción es absoluta. ¿tendria yo que acosar a los que viven en viviendas de lujo, por el mero de hecho de vivir en otro yipo de vivienda? ¿y los de los chalets? ¿y los que no tienen ningun tipo de casa?.. en fin dicho esto por mi parte finaliza este "dialogo" que desgraciadamente se ha convertido en un "cronicas marcianas" para dar gusto solo a algunos.Adios y que todos seaias muy felices en vuestras casas.

CONCLUSIÓN: Sanchiguarro es un sitio donde vive gente que piensa que "lo más importante es que haya un Caprabo porque se diga lo que se diga da mucha vidilla un supermercado", que llegan a conclusiones como que cuando tienes problemas de agua "la solución es llamar a un fontanero" y que miran por encima del hombre a los que viven en viviendas protegidas, como si fueran los Príncipes... Claro que, igual que la Leti dice que "en Zarzuela tenemos una bodega enorme", estos también se hacen su bodeguita en el cuarto trastero. Con estos bueyes tenemos que arar.

viernes

Estamos muertos, pero hablan de nosotros

LA PLUMA

DAVID TORRES
(EL MUNDO)

A veces, cuando me visita el mal humor, me doy una vuelta por internet. Suelo visitar ciertas páginas, como www.esponjiforme.com, una web creada por unos cuantos estudiantes de filosofía catalanes, que es una mezcla entre los Monty Python y Chiquito de la Calzada. Esponjiforme es como un vertedero mental donde uno puede encontrar de todo, desde chatarra hasta pepitas de oro. Puede escuchar, por ejemplo, una grabación del eminente filósofo Martin Heidegger dictándole la lista de la compra a su secretaria, o a Chewbacca, el antropoide peludo y gangoso de La guerra de las galaxias, cantando un villancico (ahora que lo pienso, la verdad, entre los dos no hay mucha diferencia).

Entre los blogs, había dos que me chiflaban y lo digo en pasado porque hace tiempo que están fosilizados o directamente difuntos. El primero (llamado «Sanchiguarro» o algo así) era un diario en clave antropológica de las experiencias (incluidas experiencias post-mortem) de un madrileño que se va a vivir a Sanchinarro e intenta sobrevivir como puede. Como yo estuve tres años en Fuenlabrada, entre un montón de gente cuya principal afición era salir los domingos a comprar el pan en chándal, me sentía muy identificado con un hombre en medio de una comunidad extraterrestre. O viceversa.
El otro era una salvajada llamada «critifrase» donde cierto individuo logró la proeza de crear un nuevo género literario: la crítica de películas en una sola frase. De Rain man decía: «Zapatero se va de excursión con su hermano, que se lo lleva a pescar a truchas». Mi favorita era esta greguería sobre Gandhi: «E. T. se pone gafas».

Se puede caer más bajo, pero no se puede decir más claro